Primer sitio en español de descargas on line para divorcios en Florida
Divorcios Simples | Cónyuges Ausentes o Fuera de los EEUU
Mediación en Español   |  Documentos para la Corte

Slideshow Image 1
Slideshow Image 2
Slideshow Image 3
Slideshow Image 4
Call 786-277-4498  

Divorciarse en el Sur de la Florida HOY

Muchas parejas de profunda raigambre cultural latina o hispana, o parejas mixtas con uno de los cónyuges perteneciente a la comunidad hispana, atraviesan el profundo dilema que implica la transición a un tipo de familia diferente de la tradicional, hoy por hoy, y aquí en el sur de la Florida.

Agravados por las tensiones en el seno familiar que traen aparejadas la falta de trabajo, la escasez de recursos y la recesión, muchos matrimonios afrontan divorcios y bancarrotas en este tiempo.

Los criados dentro de la cultura hispana, con fuerte influencia católica, seamos o no practicantes de la religión, no fuimos educados ni preparados para tener una mentalidad abierta a una tipo de familia distinta de la tradicional de madre, padre e hijos unidos y felices. Muchos de nosotros crecimos en el seno de familias cuyos matrimonios duraron -como rezan los votos conyugales-“hasta que la muerte los separe” es decir hasta el fin de los días de uno de los esposos.

La idea de una familia dividida conlleva para los latinos una pesada carga y un amargo sabor a fracaso generalmente más profundo que para individuos provenientes de otras culturas. En muchos casos existe la falta de modelos de familias divididas en la historia de nuestros ancestros y en otros casos los ejemplos no son para nada buenos, habiendo tenido un gran impacto negativo en los niños nacidos de esas uniones posteriormente rotas, tanto en su educación como en su futuro familiar y laboral/profesional

Sin ir más lejos, por ejemplo, traigo el dato del país que más conozco y el que me vio nacer: Argentina. El divorcio vincular fue aprobado recién por la ley 23.515 del gobierno del Dr. Raúl Ricardo Alfonsín a mediados de la década de los 80, más precisamente 1987. Hablamos de menos de una década y media anterior a la culminación del siglo y del milenio. Hasta entonces los matrimonios separados pero no divorciados legalmente, vivían en parejas clandestinas, y aunque su aceptación social crecía con paso firme, aún no eran reconocidas por las leyes nacionales, forzando a los cohabitantes a vivir al margen de la sociedad sin derechos a cobertura médica emanada del empleo del concubino o concubina, y desde luego sin expectativas hereditarias ni previsionales (pensiones) de ningún tipo.

El peso del fracaso del primer y único matrimonio legal al que podían acceder la gran mayoría de nuestros ancestros hispanos, que sufrieron en sus países de origen el dolor de una familia dividida, con más la marginación y la clandestinidad de sus parejas subsecuentes, ha llegado a nosotros a través de los genes en forma de conocimiento innato.

Todo nos huele muy mal cuando estamos a punto de divorciarnos, y ya sea que hayamos estado separados por algún tiempo o hayamos “pateado el tablero” o “pegado el portazo” la noche anterior, sabemos desde lo más profundo de nuestras entrañas que estamos en problemas graves, y que no va a ser fácil. Sabemos que nos esperan tiempos de dificultades económicas, de problemas de vivienda y de dineros que no alcanzan. Actuamos con rabia y sed de venganza, nos invade una profunda tristeza, o tenemos miedos y temores….y en la gran mayoría de los casos “all of the above”

Aun en los divorcios no conflictivos la sola idea de pensar en los gastos nos quita el sueño.

Todo se hace mucho peor cuando hay niños de por medio. Entra una nueva figura al escenario: La culpa.

Sufrida o usada para manipular, la culpa hace estragos en nuestra auto-estima y nos transforma en incapaces de ejercer nuestros roles de padres y madres. Así los niños no solo ven la única familia que conocieron y su mundo de seguridad y protección arrasado, sino que ven también las figuras de sus padres, a quienes admiraban y respetaban, desmoronarse ante sus ojos mientras detestan cada minuto en el cual son testigos de cómo sus padres pelean como “perro y gato”

Convertidos en “botín de guerra” y “usados” como “armas” para conseguir dinero del ex cónyuge, los niños son reducidos a una suerte de fantasmas que deambulan de casa en casa, -para que la carga de child support no sea demasiado pesada para ninguno de los ex esposos- sin terminar se asentarse en ningún lugar y sufriendo la repercusión de todo en su performance escolar.

Dentro de lo malo que es un divorcio y dentro de lo mucho peor que lo vemos los hispanos bajo la óptica del cristal de nuestra cultura, aún hay a pesar de todo, una buena noticia: PRO SE DIVORCE MEDIATION. Divorcio por mediación.

La mediación es un proceso abrazado y amparado por las Cortes de la mayoría de los países civilizados. Un tercero neutral actúa como facilitador de un acuerdo consensuado entre las partes, tendiente a la solución del conflicto.

El mediador no juzga ni decide por las partes. NO representa, patrocina ni asiste legalmente a ninguna de ellas quienes, se transforman en los verdaderos artífices y creadores de sus propias soluciones, asistidos por el mediador quien respeta estrictas normas éticas y de confidencialidad.

Dirigidos, orientados, asistidos, motivados y alentados por el mediador quien domina las técnicas de diálogo y negociación más modernas, las partes son encauzadas en el camino del diálogo constructivo e invitadas a hacer a un lado el enojo y el rencor en pos de trabajar en la construcción de un nuevo modelo de familia, cuyo objetivo primordial tratará preservar la sanidad y la integridad de los niños, minimizar las experiencias traumáticas de todos los miembros y salvar la mayor cantidad de recursos posibles, evitando el litigio en los tribunales y los consecuentes astronómicos gastos que implica pleitear.

Previa a la firma del documento creado para reflejar dicho acuerdo, llamado Marital Settlement Agreement se recomienda a los esposos que revisen los borradores con sus propios abogados, lo cual puede hacerse rápidamente al costo de la hora de trabajo de dichos profesionales, implicando sustanciales ahorros de dinero en costas judiciales y honorarios.

Los costos de los honorarios por una mediación de divorcio completa y típica de una familia con dos hijos menores, con una propiedad marital y dos vehículos (familia tipo) y la preparación de los documentos para la disolución del vínculo y división de bienes a ser presentados en la Corte son inferiores a la mitad del valor de un depósito de retención (retainer fee) que cobra cualquier abogado de familia en el sur de la Florida a uno sólo de los cónyuges para escuchar y tomar el caso.

Si le interesa preservar sus relaciones familiares, sentar las bases de un trato cordial y respetuoso con su futura/o “ex”, conservar su salud mental, su tranquilidad espiritual y la paz con su conciencia, proteger lo más posible a sus hijos, garantizarles estabilidad y seguridad, como así también salvaguardad la mayor cantidad posible de sus recursos para destinar a su nueva vida y su nueva organización familiar PRO SE DIVORCE MEDIATION es la respuesta que Ud. estaba buscando.

Si la disolución del vínculo con el que Ud. necesita terminar no presenta conflicto ni polémica sobre la división de bienes y las partes están en un todo de acuerdo, haya o no haya niños de por medio, opte por una compañía seria de preparación de documentos. Sus ahorros serán muy sustanciales. Sin perjuicio de lo antedicho, le recomendamos evitar particulares sin el respaldo de una firma seria y sin oficina fija.

A menos que disponga de mucho tiempo entre manos, le atraigan los desafíos y tenga cierto manejo y experiencia con documentos legales, evite adquirir los paquetes de la Corte y tratar de completar los formularios Ud. mismo. Ahorrará combustible, parqueo, tiempo y dolores de cabeza en las varias visitas que deba realizar al Tribunal hasta culminar la tarea en forma exitosa, pero siempre tenga en cuenta que es una opción disponible para casos extremos de total falta de recursos.

DRA DI VORCIO
DOCUMENT PREPARATION
AMICABLE DIVORCE IN SPANISH
MEDIATION

 

 

Descarga de Formularios para la Corte